Desde la cuna...

Muhammed Demirci encarna, a sus 12 años, el sueño de muchos niños de Estambul de abrirse un futuro en el mundo del fútbol. La primera escala de su viaje es el Camp Nou, donde ha llegado con la premisa de parecerse Ronaldinho.
El chico habita un barrio muy pobre de Estambul, donde ahí buscan cualquier motivo para trabajar de lo que sea para que les permita sobrevivir.
Por eso, los niños del barrio sueñan con ser algún día estrellas del fútbol y no volver a preocuparse de las penurias sufridas en su niñez. De esa urgencia se aprovecha el Barcelona para hacerse con los servicios de una criatura. Esto, demuestra hasta donde esta llegando el negocio del fútbol. Que, sin duda es cada vez mayor. Sálvese quien pueda...

Publicadas porGuido a la/s 19:00

5 comentarios:

Guillote dijo... 11:24 p. m.  

Me da asco ver como chicos con la edad de mi hijo se van a europa tan joven

Guillote dijo... 11:24 p. m.  

Aprovecharse es lo peor que hay

zeus dijo... 11:38 p. m.  

Es una verguenza

flauta dijo... 3:49 a. m.  

miremos el lado bueno.
¿que pasaria con esos chicos sino les dieran esa oportunicad en europa?
a lo mejor no es tan malo y les dan un futuro a quien no lo tenia.
miremos el vaso medio lleno.

pez dijo... 11:27 a. m.  

A mi a parte de eso que me parece vergonzoso si le unes que le han tasado el traspaso entre 1 y 3 millones de €, ya no se que es lo proximo.

Bueno si joderle la vida al chaval sino sale un Pele que no saldrá porque la cabeza se le irá con lo que le va a rodear.

Por que me pregunto cuantos niños de 12 años son la reostia y luego cuantos no llegan ni a jugar en un equipo de 2ª división.

Publicar un comentario