La pelota no se mancha

Quizás lo peor que tiene este deporte es cuando el protagonismo lo tienen los empresarios . A minutos de enterarme que fue amenazado via telefónica (otro hecho bochornoso) el presidente del club River Plate, Aguilar, me dio el envión que me faltaba para realizar este post.
Es que mientras avanzan a pasos firmes los contratos con empresas internacionales, los juveniles son vendidos por docena a grupos inversores que pagan por veinte lo que vale uno solo, y otros grupos más “pesados” (por llamarlos de un modo) expulsan técnicos- Astrada, Ramacciotti, entre otros- no se puede dejar de hablar sobre este tema tan presente en estos días. Muchas veces afirmamos, atando historia y presente, cabos institucionales, que los clubes de fútbol y los partidos políticos se parecen mucho, transitan el mismo camino. Solemos trazar ese paralelismo, generalmente, cuando la movida política alcanza su momento top.
Hoy se puede discutir y, por qué no, siendo incisivos, criticar a las Comisión Directiva de turno culpándola por los malos resultados. Algo que está de moda. Pero a veces pasa por otro lado. Los dirigentes suelen no mostrar honestidad en su mandato, algo que choca anta la impaciencia de la gente. Carecen de diplomacia para manejar situaciones. Pocas veces se observa un gesto de grandeza, de sentido común, lógica pura, democracia moral para beneficio del club. Siempre el beneficio es personal y, monetario. Y nosotros los hincha ¿que?. Por desgracia no estamos acostumbrados a buenos mandatos. Y menos, que sean “limpios”, todo se hace por atrás dejándonos con la incertidumbre (menos mal!!) de cómo operan en sus despachos. La soberbia con la que actúan predomina en estos días. O sea, estos “políticos del fútbol” deciden quiénes siguen, quiénes se van y quiénes vienen. Alguno dirá que es lo lógico, que para eso están. Y sí. Pero muchas veces los derechos televisivos del fútbol son vendidos hasta la próxima década por dirigentes del pasado, cosa ilógica. El concepto de “hacer política” está devastado, pisado. Hacer política no es hablar mal de otro partido para ganar votos (como hicieron Aguilar-Davicce entre otros) , ni bastardear a un candidato por sus acciones fuera de la actividad dirigencial. En todo caso, eso sería hacer política sucia, sacar provecho de lo que se habla en la televisión. Crear en la cabeza de la gente una imagen nefasta del rival, de su vida, antes que dar a conocer una plataforma propia (la base de la cuestión). Hacer política es, sencillamente, proponer, debatir, generar y escuchar idea. Ojo, hay excepciones pero no tienen respaldo de un costado, una lástima. Ojalá en el futuro (no tan lejano) haya unidad en los procedimientos y que éste sea el camino a la hora de tomar las decisiones de peso. Siempre y cuando sea secundario al desarrollo futbolístico. Lo ideal sería que los destinos de los clubes (que aparentemente tanto quieren) los dirija un grupo con la mente abierta, apoyado por una oposición metida y comprometida de igual manera. Una oposición participante realmente, no para la foto. Hablamos de un gobierno sin egos políticos, ni ganadores ni perdedores. Porque tienen que entender que hay muchos pasionales detrás de sus negocios, y al fin y al cabo, la política tiene que fomentar el bien del club y no el bien de los partidos políticos.¿Es mucho pedir?

Publicadas porGuido a la/s 20:43

10 comentarios:

Anónimo dijo... 10:22 p. m.  

Genial como tratas el tema. Creo que se les está dando mucho protagonismo y eso le hace muy mal al fútbol desgraciadamente.
Rulo...el único puntero

Futbolero Estadistico dijo... 10:46 p. m.  

Mientras algunos nefastos personajes como Don Julione siga en el poder, no se haga algo efectivo en conta de la violencia, ni se actue todo seguira igual.
Muy buen informe.

Flavita dijo... 11:46 p. m.  

Otro sensacional informe. Creo que aparte de Grondona deberían irse Macri, Aguilar, etc.

Flavita dijo... 11:46 p. m.  
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Vicentin dijo... 12:07 a. m.  

Estupendo informe. No te puedes sacar a la pasión de encima, jajaa

Anónimo dijo... 12:19 a. m.  

No Guido, no es mucho pedir. Pero los negocios turbios tapan al amor que le tenemos a los clubes
Clarence

pez dijo... 4:52 a. m.  

El futbol es el sistema más facil para quien tenga dinero de creerse el hombre más importante del mundo y el mejor sitio para ser populista.

Por que cuantos de los que se presentan a la presidencia de un club o lo compran no lo hacen unicamente por su ego no por ese equipo, muy pocos.

Fer dijo... 6:56 a. m.  

El fútbol ha pasado a ser un negocio muy importante, porque ¿quién conocía a Abramovich antes de comprar el Chelsea?. Nadie.

Esta gente que busca protagonismo, sabe que lo encuentra fácil en el fútbol.

zaragocista dijo... 4:54 p. m.  

Que lastima que esta gtente domine en general todo el fútbol. No es nada positivo para el deporte.

R9 dijo... 9:05 p. m.  

ERES EXCELENTE ESCRIBIENDO Y O LO DIGO SOLO POR ESTE POST, HAY POCOS COMO TU, DE VERDAD, TIENES MUCHA CALIDAD, TE IVITO AVER MI NUEVO BLOG.

Publicar un comentario