El capricho más insólito

El magnate del petróleo y dueño del Chelsea, Roman Abramovich, adquirió hace unos días en Rumanía el legendario castillo del Príncipe Vlad, conocido popularmente como el Conde Drácula. Esta impresionante construcción del siglo XIV, le costó nada más ni nada menos que 50 millones de euros al ruso. Un nuevo capricho que se da en vida, el más raro sin dudas, este mediático señor que al perecer hace lo que quiere con la plata. Ahora, se rumorea que Abramovich podría construir al lado un parque temático en honor al ilustre noble, el vampiro más famoso de Transilvania. Para promocionar su nueva adquisición inmobiliaria, al mejor estilo Mauricio Macri, se dice también que podría organizar la presentación oficial de la plantilla del Chelsea para la próxima temporada en este mismo castillo. Eso si, si sus jugadores se animan a ir, claro…

Publicadas porGuido a la/s 18:19

4 comentarios:

neurax dijo... 1:50 p. m.  

No me extrañaría nada que de repente le empezaran a crecer los colmillos, jeje. Salu2

Futbolero Estadistico dijo... 2:15 p. m.  

Sr. Guido:
De ud. gracias que los jugadores del Chelsea tengan que ir al Castillo de Dracula.
Se imagina si el magnate Ruso hubiese adquirido la "baticueva"???

Ud. piensa que la plantilla hubiese aceptado concurrir a un lugar tan inhospito a hacer la inauguracion???. Yo creo que pese a ser profesionales, la respuesta hubiese sido negativa.

Futbolero Estadistico dijo... 2:19 p. m.  

Se desprende Sr. Guido, que el magnate Ruso no repara en gastos.
Imagine ud. si hubiese adquirido la cabina telefonica en donde muchas veces Clark Kent se convertia en Superman. Le hubiesen gritado "Cartonero" como alguna vez supo ganarse ese mote Mauricio Macri???

zaragocista dijo... 4:39 p. m.  

Este tio está como una cabra. Tiene un monton de pasta y se lo gasta en eso, en vez de darle el finiquito a Mourinho, o rescindir el ontrato de tantisimos jugadores que le sobran.


Saludos.

Publicar un comentario